Estacion

Vía Crucis en Misericordia

El Vía Crucis en Misericordia está compuesto en cada estación por pensamientos del Papa Francisco en torno a lo que fue el Año Jubilar de la Misericordia. Y las oraciones de cada una de ellas, son tomadas del Papa Emérito Benedicto XVI para el Vía Crucis del Coliseo de Roma en el año 2005. Las intenciones de cada estación van a ir siguiendo por las obras de misericordia tanto corporales como espirituales. (…)

“El tiempo de Cuaresma es tiempo propicio para afinar los acordes disonantes de nuestra vida cristiana y recibir la siempre nueva, alegre y esperanzadora noticia de la Pascua del Señor. La Iglesia en su maternal sabiduría nos propone prestarle especial atención a todo aquello que pueda enfriar y oxidar nuestro corazón creyente.

La Cuaresma es el tiempo para redescubrir la ruta de la vida. Porque en el camino de la vida, como en todo viaje, lo que realmente importa es no perder de vista la meta.

[…]

El Señor es la meta de nuestro peregrinaje en el mundo. La ruta se traza en relación a él.

[…]

En este viaje de regreso a lo esencial, que es la Cuaresma, el Evangelio propone tres etapas, que el Señor nos pide de recorrer sin hipocresía, sin engaños: la limosna, la oración, el ayuno.

[…]

Jesús desde la cruz nos enseña la renuncia llena de valentía. Pues nunca avanzaremos si estamos cargados de pesos que estorban. Necesitamos liberarnos de los tentáculos del consumismo y de las trampas del egoísmo, de querer cada vez más, de no estar nunca satisfechos, del corazón cerrado a las necesidades de los pobres.

Homilía del Papa Francisco en el Miércoles de Ceniza, 6 de marzo de 2019.